Sensibilidad Química Múltiple

SÍNTOMAS

Más de un 15% de la población general presenta mecanismos de respuesta excesiva frente a algunos estímulos químicos o ambientales. En un 5% de casos estos procesos son claramente patológicos y superan la capacidad adaptativa del organismo, y se generan manifestaciones cutáneas, respiratorias, digestivas y neuropsicológicas, frecuentemente crónicas y persistentes. El tipo de estímulos desencadenantes es diverso, pero predominan los agentes químicos y las radiaciones ambientales.” (J. Fernandez-Solà y S. Nogué Xarau. Sensibilidad química y ambiental múltiple. Actualización. JANO 14-20 de septiembre de 2007. N.º 1.662)

Los estudios científicos disponibles describen una diversidad de factores que pueden originar la SQM sin que hasta el momento se conozcan sus bases fisiopatológicas.

Del mismo modo, los síntomas manifestados por las personas afectadas son diversos e implican múltiples sistemas y órganos.

 

La etiología de la SQM sigue siendo desconocida. No se han descubierto nuevos mecanismos fisiopatológicos que expliquen la aparición de la SQM. Se siguen postulando diversas hipótesis, cuyo eje central es una predisposición individual ante un contacto previo con un desencadenante. Éste genera una respuesta desmedida de uno o varios sistemas que se manifiesta con una sintomatología variada.

El Consenso Internacional   incluye el concepto de la cronicidad y el elemento terapéutico de la evitación.

 

Los criterios emanados de dicho Consenso son los más usados en las definiciones de investigación:

 

- Los síntomas son reproducibles con la exposición química repetida.

- La condición es crónica.

- Niveles bajos de exposición ocasionan manifestaciones del síndrome (dichos niveles son más bajos que los usuales o previamente tolerados).

- Los síntomas mejoran o se resuelven cuando los incitantes son eliminados.

- Las respuestas se presentan a múltiples sustancias sin relación química.

- Los síntomas implican múltiples sistemas orgánicos.

En la mayor parte de las ocasiones los pacientes llegan a la consulta con un cuadro de malestar general inespecífico acompañado de astenia más o menos intensa junto con alteraciones en diversos órganos o sistemas, casi siempre se ve afectado el Sistema Nervioso Central aunque también pueden verse afectados otros sistemas siendo los síntomas más frecuentes los siguientes:

  • neurológicos: cefalea, irritabilidad, perdida de la capacidad de concentración, de la atención y memoria, somnolencia diurna, insomnio, confusión mental, lentitud de respuesta, irritabilidad, depresión, marcha inestable, pérdida de equilibrio, inestabilidad emocional

  • respiratorios: (molestias faríngeas, disfonía, tos, disnea)

  • cardiacos-vasculares: astenia, taquicardia, sudoración, hipertensión, hipotensión

  • endocrino: diabetes, alteraciones tiroideas

  • musculo esquelético: (fasciculaciones, hormigueos, mialgias, miositis, artralgias, artritis),

  • gastrointestinal (nausea, vómito, diarrea, cólicos abdominales, flatulencia, síndrome del colon irritable),

  • dérmico (sequedad de piel, prurito, dermatitis, eczemas),

  • otorrinolaringológico (sensación de obstrucción nasal, rinorrea, picor, sequedad orofaríngea);

  • ginecológicos (dismenorrea, quistes ováricos o mamarios);

  • urológicos: incontinencia urinaria

  • oculares (conjuntivitis, lagrimeo, visión borrosa, sequedad ocular)

En general suele ser difícil identificar signos distintivos de la SQM durante la exploración de los pacientes aunque se pueden identificar signos objetivables (distensión abdominal, aumento del perímetro abdominal, taquicardia, arritmia, taquipnea, etc.) que deben ser incluidos en la historia clínica del paciente.

Esta patología se asocia frecuentemente con la fibromialgia (FM), el síndrome de fatiga crónica/ encefalomielitis miálgica (SFC-EM) y la electrosensibilidad (EHS), todos ellos síndromes de hipersensibilidad central. También se asocia con patologías como la tiroiditis autoinmune, el asma bronquial, el reflujo esofágico, el colon irritable, síndrome seco y la esteatosis hepática.

La presencia de estas enfermedades asociadas puede agravar la sintomatología propia de la SQM.

Entre las patologías psiquiátricas, estarían: el trastorno mixto ansioso-depresivo, los ataques de pánico, la distimia y los trastornos obsesivo-compulsivos. 

Fuente: